rodajamelon

    ¡Hola!

    Aunque el verano que empieza hoy se resiste, en el mercado ya vamos viendo poco a poco más fruta de temporada y entre ellas tenemos los melones y las sandías.

    El melón es una fruta un poco “engorrosa” de preparar por su tamaño, pero con estas sencillas instrucciones quizas te resulta un poco más fácil:

    1. Cortar el melón por la mitad. Coloca el melón tumbado sobre una tabla de cortar, pon la mano en un extremo. Con un cuchillo, con cuidado pero firmemente corta en dos partes.
    2. Sacar las pepitas. Con la ayuda de una cuchara grande saca las pepitas del interior y tíralas. Si es una pieza grande te ayudará cortar una lámina en el lateral del melón para que sea más estable.
    3. Cortar de nuevo el 1/2 melón. Sujeta la mitad del melón con el hueco hacia arriba. Córtalo en dos y haz lo mismo con la otra mitad para obtener cuatro trozos.
    4. Separar la piel de la pulpa. Sujeta, uno a uno, cada trozo de melón con la piel hacia abajo en la tabla. Introduce en un extremo el cortador de melón y separa con facilidad la piel de la carne siguiendo el contorno de la fruta. Tienes dos tamaños grande o pequeño.
    5. Cortar en gajos. Ahora si quieres puedes cortar las piezas en gajos o servir enteras.
    6. Si no quieres separar la piel de la carne. Esta es otra opción para llevar a la mesa. En ese caso te puedes ayudar de un racionador de melón. Corta los extremos de la pieza y solo deberás colocar el racionador en la parte superior del melón y presionar para obtener 12 piezas.                                                                    ¡Otro día hablaremos de su amiga la sandia!                                                           Carmen

    Tambien te puede interesar:

    Escribir un comentario


    *