rodillosblogwtmk

    ¡Hola!

    El rodillo es uno de los utensilios más usados en la cocina, nos facilita mucho el trabajo y es excelente para sin apenas esfuerzo extender pastas con suavidad.

    El rodillo de madera es el modelo más sencillo. Consiste en un rodillo liso con o sin asas, suelen ser más cómodos con éstas y la razón es evitar que al rodar nos golpeemos los nudillos en la mesa de trabajo. Si te gustan ambas opciones el abatible es perfecto, puedes utilizar las asas para manejarlo desde arriba lo que facilita el trabajar en las bandejas.

    Cada vez existen más rodillos recubiertos de teflon que evitan que la pasta se quede pegada. Tienen la ventaja de que no se deforman con la humedad como les puede ocurrir a los de madera y que es un material neutro respecto al sabor de los alimentos. En los de madera conviene espolvorear harina continuamente al trabajar y no conviene meterlos en agua, es suficiente limpiarlos con un paño.

    Existen rodillos cortos dobles que nos permiten retocar las masas dentro de los moldes o bandejas de horno, puede parecer una tontería pero resultan muy cómodos y prácticos y tiene la ventaja añadida ¡de ocupar poco espacio!.

    Cada vez vamos conociendo modelos específicos para un uso concreto, como ocurre con los rodillos diseñados para la pasta fresca. Una vez elaborada la pasta puedes cortar los diferentes tipos con el rodillo apropiado: espagueti, tallarines, cintas sencillas o cintas anchas.

    Uno muy chulo, desde mi punto de vista, es el rodillo de raviolis, con él puedes elaborar gran cantidad de piezas con una sencilla operación. Elabora el relleno con una base de queso crema y añádele infinidad de opciones: nueces, cebolla caramelizada, verduras rehogadas, setas, morcilla, hierbas …

    En repostería tenemos el rodillo de croissant todo él de acero. Su finalidad es la de cortar, sólo con rodarlo sobre la masa obtienes los triángulos necesarios para enrollar sobre si mismos y elaborar esta pieza de bollería.

    Cada vez los va habiendo más sofisticados como son los rellenos de agua para mantener la pieza fría o el rodillo regulable, que nos permite obtener el mismo grosor a lo largo de toda la masa. Soluciona uno de los problemas que se puede presentar cuando estiramos una masa, que no nos quede el mismo grosor en toda la superficie. Ello se debe al hacer más o menos presión en alguna zona en concreto. Es la razón por las que unas galletas se doren antes que otras en el horno o una tartaleta queda más cocida por un sitio que por otro.

    ¡Como habréis visto el rodillo no es solo de elaboraciones dulces como generalmente parece!

    Hasta otro ratito

    Carmen

    Tambien te puede interesar:

    Categories: Utensilios de cocina

    Escribir un comentario


    *