1158703_avocado_2wtmk¡Hola!

    Durante el verano estamos rodeados de tomates, pimientos, berenjenas, calabacines, guindillas o aguacates que son frutos pero que en la cocina se consideran hortalizas.

    Algunos como la berenjena no se comen crudos y otros como el aguacate en pocas ocasiones se cocinan. Por otro lado el tomate o los pimientos se consumen tanto crudos como cocinados y puedes hacerlos rellenos, a la plancha, asarlos, saltearlos o guisarlos.

    Como en otro post anterior ya vimos los pimientos hoy vamos a ver el aguacate.

    El aguacate está perfecto para su uso cuando la piel empieza a ser de color oscuro y cede algo a la presión de los dedos. Si lo compras algo verde puedes envolverlo en papel de periódico y veras que madura antes. Si tienes suerte de que te los regalan o coges directamente del árbol, déjales el rabito que los une a éste, así te duran muchísimo más tiempo.

    Una vez que lo pelas, puedes usarlo para ensaladas o hacerlo puré para sopas frías o salsas como el guacamole.

    También puedes cocinarlo, pero en ese caso hazlo solo ligeramente por que si lo haces en exceso, pierde todo su sabor.

    Para pelarlo utiliza un cuchillo cebollero, desliza éste clavándolo a lo largo del hueso y gira las dos partes en dirección contraria para separarlas. Golpea con la hoja de la parte baja del cuchillo el hueso para que se clave. Gira el cuchillo y extraes el hueso con facilidad.

    Sujeta la mitad del aguacate con una mano y separa la piel de la carne o utiliza un vaciador de aguacates, ahora ya puedes cortarlo en láminas más finas o picarlos según como lo necesites para elaborar tú receta.

    La pulpa del aguacate se oscurece rápidamente en contacto con el aire, para evitarlo añádele zumo de lima o de limón exprimidor limones y yo en el caso del guacamole, te recomiendo que dejes el hueso dentro ¡retrasa la oxidación!.

    Si vas a tardar en servirlo tápalo con film transparente presionando directamente para quitar todo el aire que te sea posible del bol.

    RECETA GUACAMOLE FACIL

    * 3 aguacates pequeños
    * 1 tomate maduro pero firme
    * 1 guindilla verde
    * 1/2 cebolla pequeña
    * zumo de limón
    * 25 grs de cilantro fresco
    * sal

    ELABORACIÓN:
    * Extrae la pulpa del aguacate, pícala y con la ayuda de un tenedor aplástalo para hacer un puré.
    * Pela el tomate con un pelador universal, despepita y pica muy fino.
    * Pica muy finito la guindilla verde.
    * Pica también la media cebolla, yo te recomiendo poner la que suele ser más dulce, ahora en verano de color blanco toda ella.
    * Mezcla bien todos estos ingredientes con el puré de aguacates, buscando el punto que desees de textura, lo suyo es que queden algunos grumos.
    * Añade dos cucharas de zumo de limón, el cilantro picado y la sal.
    * Reserva en la nevera cubierto con film transparente o sírvelo inmediatamente.

    Hasta otro ratito

    Carmen

    Tambien te puede interesar:

    Escribir un comentario


    *