img_2383-copiawtmk1

    img_2388-copiawtmk1

    Hola a todos!

    El otro día hablábamos de los asados y para continuar con ello, hoy vamos a la parte más práctica. Es una receta que yo hago mucho y que en esta época viene muy bien ya que hacemos cenas frías, no hay muchas ganas de cocinar, recibimos en casa, salimos y nos viene bien llevar comida hecha ….

    Es importante que uséis una pieza apropiada para asar. Los cortes grandes y tiernos con un poco de grasa interior proporcionan los mejores resultados. Son piezas apropiadas el lomo alto, el lomo bajo, el solomillo, el entrecot o la babilla. Yo siempre digo que nuestro carnicero es el mejor asesor, hay piezas no tan apreciadas y de peor aspecto pero muy jugosas para asar ¡pedirle opinión!

    Asa la pieza sobre una rustidera para asar en el horno y si dispones de rejilla casi mejor para que la carne no se guise en su jugo.

    El rosbif queda muy rico con hierbas y especies por que éstas aromatizan la carne y los jugos de la cocción.

    Si tienes un termómetro es la mejor guía para conocer el momento en que un asado está hecho ya que no hay dos cortes de carne iguales. Introduce la sonda del termómetro en la parte más carnosa. La temperatura interior para vacuno poco hecha debe ser  60ºC; para carne al punto 70ºC y para la muy hecha 80ºC.

    ROAST BEEF A LA PIMIENTA

    Ingredientes:

    • Pieza de carne alrededor de 2 kg
    • Mostaza de Dijonnaise cremosa con grano
    • sal y aceite de oliva

    ELABORACIÓN:

    • Precalienta el horno a 200ºC
    • Coloca la carne en una rustidera y salpimenta, úntala con abundante mostaza. Echale un buen chorro de aceite de oliva
    • Baja la temperatura del horno a 180 ºC y mete la carne con el horno encendido arriba y abajo.
    • Asa calculando el tiempo según el peso y el punto que quieras. Viene a ser más o menos 20 minutos por kilo de carne para poco hecha.
    • Una vez esté retira la carne y deja que repose 15 minutos para facilitar el trinchado.
    • Recupera los jugos de la cocción con un poco de vino o coñac, deja reducir.

    En mi casa con las puntas, suelen quedar feas, las cortamos muy finitas en la máquina y las tomamos en bocadillos para cenar ¡están buenísimas!.

    Os pongo dos fotos antes del horno y después.

    Espero que os guste!

    Carmen

    Tambien te puede interesar:

    Escribir un comentario


    *