1121718_christmas_housewtmk

    Hola

    Conseguir que los niños disfruten con la cocina y sobre todo que tengan una alimentación saludable no es fácil. Lo primero es una cuestión ”práctica”, desde mi punto de vista más fácil. Déjales que te ayuden a elaborar un postre sencillo un día de fiesta con sus utensilios, usar un molde divertido  molde de coche para el bizcocho casero de los desayunos o simplemente regálales un delantal y gorro de cocina para acompañarte cuando cocines tú.

    La segunda parte es más complicada. Muchas veces las prisas de la vida diaria nos lleva a lo más fácil que es no pelear con ellos y ceder fácilmente a sus preferencias, ¡normalmente alimentos más calóricos y menos saludables!. Como todos queremos niños sanos tenemos que discurrir para evitarlo. 

    Estaréis hartos de oír que para llevar una dieta sana, tanto adultos como niños, hay que seguir la “pirámide de alimentos” que consiste en consumir frutas, verduras, pan y lácteos a diario, carne, pescado y legumbres de dos a tres veces por semana y dulces esporádicamente.

    Ahora bien ¿cómo conseguimos que los niños entren al trapo? 

    • Permitir que participen en la compra y en la elaboración de recetas fáciles así se sienten protagonistas. Pueden trocear la fruta para una macedonia y adornar a “su” gusto con helado cuchara de helado o elaborar galletas y ponerles nombre con fondant para escribir de colores.
    • Elaborar platos sencillos para mantener los sabores primarios y poco a poco introducir otros más elaborados. Al arroz blanco añadirle “pisto” con mucho tomate casero o a la “lasaña” ponerle capas de calabacín y tomate.
    • Trocear los alimentos para facilitar su ingesta y evitar “hacer bola” algo que eterniza muchas veces la comida, así aprenden a masticar para saborear mejor.
    • Los tonos fuertes son más atractivos con lo cual añade tomate cuando puedas, añade zanahoria a las salsas para que al triturar la salsa quede atractiva de color y tomen las verduras o elabora salsa de fresa o kiwi para los postres.
    • Hazles comer la ración adecuada, a veces nos empeñamos en cantidad y es mejor que coman menos pero de todo.
    • Cuidar la presentación del plato con detalles atractivos. Poner la guarnición en forma de flan molde briochete o dar forma al huevo de un sandwich molde para huevos  …

    Para terminar comer en familia es algo fundamental. Está comprobado que los niños comen lo que ven a sus padres y sí nuestra alimentación es variada todo será más fácil. Los expertos dicen que “a partir de los dos años, el niño puede comer de todo

    Hasta otro ratito

    Carmen

    Tambien te puede interesar:

    Categories: General

    Escribir un comentario


    *