Hola a todos!

    Ultimamente oigo con agrado que en el telediario siempre incluyen noticias gastronómicas.
    La de ayer decía que comienza la temporada de los pimientos de Padrón, con la costumbre que tienen en la comarca de obsequiar con la primera recolección de la cosecha, a los Reyes de España.

    Para los que no los conozcáis, son pimientos verdes, gallegos, muy sabrosos, pequeños y con rabito que miden alrededor de 4 a 5 cm de longitud y que tienen un color y sabor característico que se lo da el microclima de la zona, con una temperatura constante.

    El cultivo de estos pimientos asegura el sustento a unas 200 familias de los municipios de Padrón y de Herbón, situados al sur de Santiago de Compostela.

    Los pimientos se fríen en abundante aceite de oliva hirviendo y se espolvorean con sal gorda.
    Se pueden tomar perfectamente solos como “tapa” pero yo os los recomiendo con tortilla de patata, con pescadito frito o como guarnición de un buen entrecot o empanada.

    Son pimientos frescos de sabor suave pero ¡ojo! dicen las estadísticas que 10 de cada 100 pican “endiabladamente”.
    Exteriormente no se distinguen unos de otros pero yo como buena gallega “adoptiva”, siempre he oído que pican menos los pequeños que los grandes, y que deben comerse en los meses que no tienen “R”, es decir Mayo, Junio, Julio y Agosto.

    La verdad es que cuando “toca uno de verdad” hace poca gracia, se llenan los ojos de lagrimas y puede “arruinarte” el resto de la comida, en ese caso hay que tomar mucha miga de pan.

    Ya lo dice el refranero español:
    ¡Os Pementos de Padrón uns pican e outros non!
    ( ¡Los pimientos de Padrón unos pican y otros no!)

    Yo voy a comprar los primeros de la temporada ….

    Adiós

    Carmen

    Tambien te puede interesar:

    Categories: Ingredientes

    Escribir un comentario


    *