¡No hay merienda que se precie que no tenga algo de bollería dulce!

    En una revista con la que colaboramos mensualmente me mandaba ayer una pregunta de una señora que decía si eran lo mismo las magdalenas que los muffins.

    Efectivamente se parecen por su aspecto pero la masa es diferente.
    Los muffins son típicos de América y es posible añadir a la preparación básica un gran número de extras.
    Puedes sustituir los arándanos por frambuesas, trozos de manzana, pepitas de chocolate, nueces o pacanas o incluso corteza de naranja rallada añadida a los ingredientes secos para aromatizar. Las cantidades varían según lo que elijas.

    Si no tenéis MOLDES DE MUFFINS podéis usar papeles de magdalenas pero en ese caso poner dos unidades ya que como pesan se pueden abrir.

    MUFFINS CON ARANDANOS

    Ingredientes: 12 unidades
    250 grs de harina
    3 cucharas de levadura en polvo
    200 grs de arándanos en conserva o congelados.
    1 huevo grande
    150 grs de azúcar
    1 sobre de azúcar de vainilla
    5 cucharas de aceite de girasol
    150 grs de leche o nata

    Elaboración:
    Mezclar la harina con la levadura en polvo y el azúcar
    En un colador limpiar los arándanos, ¡a mi me encanta el toque ácido que le da!
    Batir el huevo en un bol, el azúcar de vainilla, el aceite, la leche y mezclarlo todo bien con unas varillas.
    Añadir la preparación de harina. Para obtener una textura blanda no mezclar demasiado. Remover hasta humedecer la harina quedando la masa grumosa y añadir los arándanos secos.
    Poner en los huecos del molde de muffins un papel de magdalena y rellenar con la masa 2/3 partes de su capacidad para que pueda subir.
    Meter en el horno de 20 a 25 minutos en el centro del horno precalentado a 180º C
    Sacar de los moldes para que no cojan humedad y comer templados o fríos.

    Carmen

    Tambien te puede interesar:

    Escribir un comentario


    *